Cuatro razones por las que usted necesita una arquitectura basada en microservicios

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

A pesar de que el tema de los microservicios basados en contenedores parece haberse convertido, de la noche a la mañana, en un tema de enorme actualidad dentro del entorno de las redes y las telecomunicaciones, en realidad, este concepto ha estado vigente desde hace algún tiempo. La tactica del desarrollo de software para microservicios tuvo su principio en el planeta de la TIs, impulsado por enormes industrias web(www) 2.0 como Netflix, que estaban en la busqueda de mecanismos mas flexibles para cambiar, adaptar, probar y escalar sus programas en la nube, la cual contrasta con el enfoque monolítico legado.

Si avanzamos un par de años hasta llegar a nuestros días, vemos que el uso de contenedores Docker, como una tool elemental para la construcción de programas de software, se ha transformado en algo convencional. Mientras así sucede en el terreno del software inspirado en la nube, desafortunadamente no ha pasado lo mismo con las redes y las telecomunicaciones, hasta ahora.

Para poner un ejemplo, veamos lo anunciado en el blogger de AT&T, donde destacan el hecho de que los microservicios desempeñarán un papel de enorme importancia para lograr su objetivo de virtualizar el 75 por ciento de su red para el año 2020. A esto se suma el aviso hecho por BT hace varias semanas, en el sentido de que los contenedores desempeñarán un papel esencial en NFV. Y por último, Ciena además anunció actualmente que vuestro galardonado software de virtualización y orquestación de redes, Blue Planet, además había transformando hacia la arquitectura de microservicios basados en contenedores.

Entonces, la pregunta es: ¿qué son los microservicios y por qué esta tactica resulta tan significativo dentro del ámbito de la virtualización de redes?

Para explicar los microservicios, 1° tenemos que examinar el enfoque aprovechado para el desarrollo de software tradicional de la 1ª generación de controladores SDN y orquestadores NFV. Estos fueron desarrollados como programas de software monolíticas y no modulares. Aunque este enfoque permitió a los distribuidores aportar una solucion al mercado, la arquitectura de estos sistemas de software no permitía escalar de forma sencillo para gestionar enormes redes, tampoco fue diseñada para entregar un esquema de módulos que hiciera factible efectuar las actualizaciones sin interrupciones. Y lo mas significativo es que estas plataformas monolíticas no permitían ninguna personalización para poder agregar nuevas características sin que requirieran reconstruir la pila de software por completo.

Las limitaciones de este enfoque de software son cada vez mas evidentes, fundamentalmente a medida que se implementan mas programas para la nube. Incluso los diminutos cambios y las avances en las características requieren de un sacrificio considerable como la reconstrucción del código, la recopilación, el regresar a activar pruebas de regresiones y nuevamente a implementar el software. Además, la modernización del software puede provocar la interrupción del servicio de un operador. Debido a los riesgos de interrupción de los servicios, así como al sacrificio imprescindible para reparar todo el código, las arquitecturas monolíticas tienden a retardar la adopción de nuevas funciones. Esto resulta completamente inconveniente, en especial cuando se tiene la finalidad de adoptar mas conceptos de las TIs en las telecomunicaciones, donde un software ágil, así como las actualizaciones y avances frecuentes son cruciales para mantenerse competitivo.

La escalabilidad es otro reto que enfrentan las programas de software basadas en arquitecturas monolíticas. Al escalar una app monolítica, debe escalarse toda la aplicación, en lugar de solo aquellas partes que requieren mas recursos. Por ejemplo, si se añaden mas servidores(dedicados) al conjunto global de informática que los que un orquestador NFV puede usar para prestar servicios, solo las partes del orquestador relacionadas con la gestión de la infraestructura tendrían que escalarse para crear frente al crecimiento del numero de recursos. La interfaz gráfica de cliente (GUI), el analizador sintáctico, el controlador VNF no tienen que escalarse, ya que no están vinculados con estos cambios. Sin embargo, una app monolítica no tiene un módulo separado que este esquematizado para manejar solo los bienes de infraestructura. Por consiguiente, todo el metodo de software necesitaría escalarse, lo que daría como efecto un consumo de bienes considerablemente mayor a los que realmente necesita.

¿Qué es lo preferible de una arquitectura inspirada en microservicios?

Una arquitectura inspirada en microservicios elimina los retos asociados con las programas monolíticas, claro a los operadores de redes la capacidad de implementar y beneficiarse de las tecnologias mas actuales a escala web, disminuir la utilizacion de recursos, agregar inmediatamente nuevas características sin interrumpir el servicio, e integrar sencillamente las respuestas desarrolladas por terceros. He aqui como se logra.

Los microservicios son beneficios relativamente diminutos y autónomos que funcionan juntos. Cada servicio se centra en crear muy bien solo una cosa y es autónomo, es decir, trabaja como una entidad independiente. Un microservicio podría implementarse como un servicio aislado o conjuntamente con otros servicios. En general, estos beneficios aislados, en contenedores, se comunican entre sí mediante APIs independientes del lenguaje. Por ejemplo, un módulo podría entregar solo la GUI, otro módulo podría entregar solo la capacidad de hablar con un enrutador, y otro módulo podría concentrarse en la comunicacion con la OSS y así sucesivamente.

Una app de software monolítico incorpora y vincula estrechamente todas las características en un solo código. En una arquitectura inspirada en microservicios, cada servicio proporciona una funcionalidad específica y esta relacionado a otros beneficios a través de las APIs.

La arquitectura de Blue Planet se rediseñó para constituir una plataforma de microservicios inspirada en contenedores.

La recientemente relanzada plataforma Blue Planet de Ciena esta construida en torno al concepto de los microservicios, en donde cada uno sirve dentro de su propio contenedor. Este sacrificio comenzó hace un año y se inició a partir de las peticiones de los usuarios de tener una mayor programabilidad, abertura y modularidad.

El efecto ha sido que hemos abierto esencialmente la capota de Blue Planet para que puedan crear uso de sus bienes y conocimientos tipo DevOps (si así lo desean) para actualizar inmediatamente la plataforma, agregar nuevos microservicios y programar la plataforma para edificar beneficios diferenciados. Por ejemplo, un nuevo equipo virtual o fisico se puede agregar a Blue Planet con sólo agregar un microservicio que hable con ese equipo específico, sin obligación de convertir por completo, inclusive ni de reiniciar la plataforma. O, en lugar de usar los elementos analíticos y la política de encendido del microservicio que llega implementado de forma estándar con Blue Planet, los usuarios pueden sencillamente conectar una app alternativa, fabricada por un proveedor externo. Por supuesto, la nueva arquitectura además hace que sea muy sencillo integrar respuestas de codigo abierto, beneficiándose de la mejora continua que suministra la sociedad Open Source.

Muy bien, seamos específicos, ¿cuáles son esas 4 deducciones por las que usted desea implementar el software de virtualización de la red con una arquitectura inspirada en microservicio?

  1. Fácil personalización y las mejores respuestas en su clase: Puesto que cada servicio se separa a través de llamadas a la API, el operador de la red o el integrador del metodo puede personalizar sencillamente y ajustar la plataforma mediante la elección del preferible software para llevar a cabo una labor específica, beneficiándose de la preferible solucion en su clase, ya sea a través de la utilizacion de las tecnologias mas modernas, las alternativas de codigo abierto o respuestas desarrolladas por terceros.
  2. Resistencia: Una enorme disponibilidad y resistencia son elementos muy importantes. Con este tipo de arquitectura, si fallara uno de los elementos de un sistema, dicho error no provocaría la caída de toda la plataforma ni afectará el servicio que se presta. Independientemente de la causa raíz, los problemas son aislados y el resto de la plataforma continua funcionando sin interrumpir el servicio general que se este prestando.
  3. Escalamiento simplificado: A medida que aumenta la demanda sobre la plataforma, en lugar de escalar todos los componentes, la escalada se puede centrar en los micro beneficios problemáticos que exigen crecer con mayor asignación de recursos. El efecto es un uso frugal de los bienes existentes y, por consiguiente, una reducción en el nivel de gastos y un preferible rendimiento de la inversión (ROI).
  4. Facilidad de implementación: Puesto que cada servicio se desacopla, los beneficios pueden actualizarse, pueden añadirse nuevas características e implementarse de forma independiente al resto de la plataforma, sin tiempo de reposo o interrupción del negocio total.

Los microservicios basados en contenedores alcanzan desagregar la pila de software tal y como SDN y NFV han desagregado los dispositivos de red tradicionales basados en hardware. Con esta nueva arquitectura, Blue Planet brinda una verdadera plataforma de virtualización y orquestación de red de ultima generación que promete un nivel de programabilidad, agilidad y modularidad de servicio antes inalcanzable.

Telesemana | Telesemana



Mensajes ilimitados para Android


El Contenido (imágenes, texto y vídeo) para generar esta noticia, es de la siguiente Fuente Original que existe arriba.

(No se ha borrado ningún link original)

También puedes revisar estas noticias relacionadas.

Agrega tu comentario