El líder que se necesita

Autor: | Posteado en Actualidad Sin comentarios

 

Contenido

 

Los errores

Zona Empleo-EDH

Un buen líder se define por el éxito y la efectividad que logra inculcar en su dispositivo de trabajo.
Hay varias individuos prácticas que fomentan un buen liderazgo y, al mismo tiempo, otras que pueden echar a perder toda la productividad.

Un líder no nace se desarrolla a sí mismo por las prácticas y las aptitudes que adquiere y ejerce. Lo que define un buen liderazgo es su capacidad para coordinarse con el dispositivo de trabajo e impulsarlos hacia el éxito.

Pero ¿Cómo alcanzar esto¿ Hay varias cosas a tener en cuenta para optimizar la productividad del equipo. También hay errores que se deben eludir para no perjudicar el perfil experto propio y el trabajo de los demás.

Para empezar, se debe de tener claro que ser un líder no se intenta de ostentar un cargo o tener un título universitario en particular. Al equivalente que la confianza, el liderazgo no es algo que se impone o existe por sí mismo.

El liderazgo sobre un clan es algo que se obtiene, en principio, inspirado en las buenas relaciones interpersonales con el equipo. Para ello es significativo promover la confianza, cumplir las promesas, oir atentamente las consejos y preocupaciones del grupo, entre otras cosas no importantes.

Nadie puede ser un buen líder si el dispositivo lo considera una persona antipática. Otra actitud que se debe de tener en cuenta es la pro actividad, ya que el liderazgo no se intenta únicamente de liderar personas. El líder debe de ser alguien apto de motivar individuos y crear que actúen.

Esto significa que se debe de coordinar con antelación las acciones que desarrollará el grupo. Luego, la cercanía es clave para supervisar no solo que se cumplan las órdenes, sino que hay un respaldo apropiado ante improvistos o necesidades de los colaboradores.

La efectividad personal también es importante. Nada deteriora más la foto del líder que ser incapaz de priorizar u organizar la agenda de trabajo.

En ese sentido, un líder debe estudiar a  organizar su tiempo y sacrificio de convenio con los objetivos de la compañia y también con las metas que debe cumplir el grupo.

La visión de trabajo también debe de definirse. El dispositivo no está simplemente para cumplir actividades cotidianas. Un líder debe de establecer esa visión para las labores, es decir, hacia donde se quiere llegar con las labores del día.

Respecto a este punto también es significativo es significativo destacar las cualidades de comunicación. Los colaboradores exigen saber y tener clara la visión del líder para poder llevarla a cabo.

La comunicación en este grado es importante, tanto verbal como no verbal, para vencer la confianza del dispositivo y demostrarles que se es alguien que puede ayudarles a salir adelante.

La capacidad de conciliar también es importante, ya sea para resolver enfrentamientos entre los socios del dispositivo o con las actividades cotidianas.

Cuando se intenta de enfrentamientos o problemas con el trabajo, un líder puede indicar su capacidad de análisis, pro version y justicia. Lo más significativo es comprender que se intenta de solucionar un enfrentamiento y no de imponer una solución.

Los errores

También hay equivocaciones que el líder debe de eludir a toda costa para sostener un buen clima de trabajo.

Como ya se mencionó, la mala organización es una de ellas. La ineficiencia al organizar el trabajo propio resta superioridad al trabajo frente al equipo. Además, si un líder está continuamente ocupado, sin disponibilidad para oir a los colaboradores o atender improvistos, puede dar la impresión de ser escéptico o incapaz.

La arrogancia es una actitud que destruye cualquier liderazgo. De nuevo, la posición esta cimentada en las relaciones personales.

Por ello un tono autoritario mina la disposición del clan para cumplir órdenes. Lo mismo ocurre si el líder muestra desdén a lagunas labores  y demuestra poca pro version e irrespeto al personal que tiene a cargo.

No indicar lo que se sabe es un fallo típico y varias veces involuntario. Un líder puede tener la mayor destreza del mundo, títulos de enormes universidades, sin embargo lo que realmente importa a la compañia y sus subordinados es qué saber hacer.

Un líder con altos conocimientos sin embargo que no los pone en práctica o transmite a sus colaboradores, añade poco precio a un dispositivo de trabajo. Puesto que el líder es una figura a continuar y un motivador, un fallo grave es temerle a ser superado por sus colaboradores. Detener varias iniciativas, o retener el conocimiento, limita la productividad del grupo.

El egoísmo es otra actitud apto de destruir un dispositivo de trabajo. Esto porque un dispositivo debe de sentirse reconocido con su líder, sostener una confianza recíproca. Entonces, una persona que se adjudica para sí sola los logros del clan no genera confianza, sino un permanente resentimiento en el grupo.

De más está mencionar que dicho resentimiento solo entorpece la productividad y el clima laboral. Por último, como se dijo al principio, un líder es algo más que un título o cargo. Alguien que se enfoque demasiado en resaltar su posición como licenciado, ingeniero, máster, médico o simplemente jefe, en realidad demuestra que no tiene nada más que mencionar ni brindar a la compañía.

Un buen líder sabe cimentar esa posición con la confianza del grupo, no la impone. Además, si el título no está acompañado por una demostración de esas capacidades, la figura del líder simplemente se vuelve insignificante.

Todas estas son características que se deben de tener en cuenta para sostener un buen liderazgo. La posición se construye día a día. Corresponde al líder mantenerse al tanto de sus colaboradores y promover un buen clima laboral, saber reconocer y enmendar.

 

Volver al índice

Tecoloco



Mensajes ilimitados para Android


El Contenido (imágenes, texto y vídeo) para generar esta noticia, es de la siguiente Fuente Original que existe arriba.

(No se ha borrado ningún link original)

También puedes revisar estas noticias relacionadas.

Agrega tu comentario