Los operadores de DTH agrupados en la Asociación Brasileña de Televisión por Abonados (ABTA) deberán abonar unos 4.000 millones de reales (1.268 millones de dólares) para distribuir cajas híbridas que puedan recibir señales abiertas de radiodifusión a sus doce millones de clientes, en caso de aprobarse el proyecto que estudia