El operador brasileño fue condenado a pagar una multa de un millón de reales (429.000 dólares) por contratar de forma ilícita a industrias tercerizadas para efectuar beneficios a sus clientes. La sentencia fue adoptada por el Tribunal numero 65 del Trabajo, tras recibir la solicitud de la Fiscalía de