El Monte Saint-Michel, un imponente promontorio de granito en el centro de una bahía del noroeste francés, aceptó hoy la llamada “marea del siglo”, que elevó las aguas del Atlántico 14,6 metros de altura y ofreció una sensacional estampa de ese célebre enclave turístico. La marea creció el igual