Kinect y Oculus Rift se juntaron para jugar con las sensaciones de la masa en un planeta virtual en el que “el movimiento se vuelve sonido, el sonido se vuelve luz, el tiempo se inclina en el espejo y la materia se disuelve en una corriente fluida de partículas”.