Foto: EFE/Archivo Michael Jackson tenía tanto dinero que no sabía que crear con él, decían quienes lo conocían, tanto que se hizo edificar un paraíso privado donde poder fantasear y ser feliz, un lugar de cuento llamado “Neverland” que ahora se desvanece cinco años después de la muerte del