Los chicos de la década de los 80’s esperaban con ansias el fin de semana, su cumpleaños o el de sus amiguitos para ir a celebrarlo al lado de una banda de robots con forma de animales que tocaban al compás de la música de aquella época. Un espectáculo