En el 2014, decenas de individuos compartieron una Coca-Cola con sus nombres en las latas de la famoso marca de gaseosas. La campaña “Share a coke” fue un triunfo a nivel mundial, sin embargo, un clan de individuos fue dejado de lado: los invidentes. Para llevar a ellos además